Cómo diseñar un mejor lugar de trabajo para ti

Espacio de Trabajo Creativo

Uno de los puntos más difíciles de trabajar de forma independiente es organizarte. En especial tu lugar de trabajo.

Un buen lugar de trabajo, puede facilitar las rutinas de trabajo y que logres los resultados que buscas.

Desde que tengo mi oficina en casa, esto ha sido un reto. Pues ¿Dónde está mi vida privada y dónde mi trabajo?

El lugar de trabajo es parte esencial para crear las condiciones que te permitan, florecer y dar lo mejor de ti.

Lo interesante es que la tecnología ha borrado desde hace ya décadas, las barreras sobre dónde podemos trabajar.

Reflexiona:

¿Dónde estás leyendo este artículo?

Ahora no hay un solo lugar de trabajo, puede ser tu casa, la cama, un café, la oficina o incluso un parque.

Parte de tener la vida que quieres para ti, está en diseñar el lugar de trabajo, que te lleve a ser más productivo y creativo.

Un lugar para cada tipo de trabajo

Normalmente cuando pensamos en un sitio de trabajo, nos limitamos a pensar en la oficina.

Sin embargo, en nuestro día a día realizamos diferentes tipos de trabajo.

Por ejemplo, algunas veces puede ser administrativo -como leer el correo electrónico-; en otros momentos requiere de mucha concentración y habrá momentos dónde todo lo que sucede está más centrado en tu interacción con otros, por ejemplo, vender, coordinar proyectos o prestar un servicio.

Por tanto, el espectro de lugares de trabajo es amplio. Cada lugar debe permitirte el mayor desempeño de acuerdo a la labor que desempeñas.

Condiciones de un buen lugar de trabajo

Existen unas condiciones ambientales de trabajo básicas, para que te puedas desempeñar bien.

 La primera es una cualidad muy personal y es que te sientas a gusto en el lugar. Por ejemplo:

¿Cuál es tu relación con los espacios donde laboras?

¿Sientes el espacio como tuyo?

¿Ese lugar te permite enfocarte o te distrae? 

¿Te sientes en confianza o te falta privacidad?

¿Te da energía o es demasiado tranquilo para tu estilo?

Por otro lado, están las condiciones básicas de luz, ruido, colores de la oficina, olores, cantidad de espacio y nivel de interrupciones.

Qué hacer cuando eres empleado

Uno de los grandes dilemas de los empleados, es que las empresas para las que trabajan, proporcionan el lugar de trabajo. Por tanto, las variables que pueden controlar son más limitadas.

Sin embargo, hay formas de adaptar lo que existe a tu favor.

En primera medida es el nivel de orden de tu puesto de trabajo. Entre menos distracciones tengas, tu cerebro tendrá la oportunidad de concentrarse en lo importante.

Otro punto, es que puedes utilizar espacios diferentes a tu escritorio, cuando lo que haces requiere de pocas interrupciones, por ejemplo, ir a un café.

Si no tienes la capacidad de moverte de tu sitio, puedes utilizar audífonos, con música que te ayude a concentrarte.

Pasos para diseñar tu lugar de trabajo

Diseñar un mejor lugar de trabajo, parte de la consciencia del tipo de actividades que haces. Aquí te sugiero 3 pasos para diseñar mejor la forma en que trabajas. El primer paso es:

  1. Identifica qué tipo de trabajo realizas.

Haz un diario de las actividades que realizas por una semana.  ¿Cuánto tiempo dedicas a actividades sociales y colaborativas? ¿Atiendes muchas reuniones?  ¿Cuántas horas requieren de concentración profunda? ¿Cuántas dedicas a realizar labores más administrativas?

  • Reconoce cuáles son las características ideales de cada tipo de trabajo.

¿Qué haría que cada tipo de actividad fuera mejor? Piensa si la música podría ayudarte, ¿Qué tipo de luz sería mejor? ¿El atuendo que usas cómo te podría ayudar? ¿Algún olor te activaría? ¿La cantidad de espacio es suficiente? ¿Tiene un nivel adecuado de interrupciones?

  • Diseña tu ecosistema.

Ahora crea rutinas asociadas a lugares y tipos de trabajo. Para esto tendrás que negociar con tus compañeros, clientes, jefes y familia. Dependiendo de tu situación lograrás acuerdos sobre cómo y dónde vas a trabajar; de la mejor manera. Por ejemplo, puedes pactar horas sin interrupciones.

Recuerda que también necesitas lugares para recargar tu energía y tomar pausas.

Recuerda, que hay momentos para la calma, otros para sentirnos energizados y es importante tener en cuenta estas condiciones.

Con estas reflexiones, estarás listo para generar un trabajo que sea más creativo, dónde puedas mantener tu nivel de energía durante el día.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *