Cómo ser más creativo en el trabajo

Creativo en el Trabajo

La creatividad en el trabajo es un rasgo natural para los humanos. Cuando no somos creativos, tarde o temprano, nos aburrimos, perdemos energía y nos desconectamos de lo que hacemos.

Sin embargo, ser creativo en el trabajo es complicado, pues lo común del entorno laboral es buscar resultados en el corto plazo.

En este sentido, la creatividad y la productividad no se llevan tan bien, pues la inventiva es ineficiente por su propia naturaleza.

Los límites y la creatividad

Existe una herramienta muy importante a la hora de ser creativos y productivos:  Los límites

Tal vez suene contraintuitivo.

Lo normal en creatividad en el trabajo es escuchar: No te pongas límites, piensa fuera de la caja. Libera tus ideas.

Para ilustrar mi idea voy a usar un ejemplo que siempre me ha impactado de la película Apolo 13 con Tom Hanks.

Narra la historia de una misión espacial que se encuentra con muchos problemas. Uno de ellos es que, en pleno espacio, la máquina para retirar dióxido de carbono del aire de la cápsula espacial, deja de funcionar.

Sin esta máquina trabajando los astronautas morirán intoxicados.

Existen dos límites, uno es el tiempo, pues el aire en la cápsula empieza a ser tóxico y no hay más que unas horas para que vivan.

El otro límite son los recursos, pues solo cuentan con algunos elementos dentro de la cabina.

Los ingenieros en tierra, hacen un inventario de lo que hay en la cápsula, lo reúnen y se encierran a buscar soluciones.  

Finalmente, crean una máquina hecha con manuales de papel, cinta pegante y bolsas plásticas en unas cuantas horas; que los astronautas construyen en el espacio y pueden seguir con vida.

Con esta historia quiero ilustrar el funcionamiento de los límites y cómo nos pueden ayudar a ser más creativos.

¿Qué son los límites en la vida y el trabajo?

En la práctica, no estamos en una nave espacial, pero si experimentamos presiones diarias.

La tensión entre la creatividad en el trabajo y la productividad, está fundamentada en el hecho de que tenemos que responder por las tareas en el presente e incubar nuevos proyectos en el mediano plazo.

Los límites nos ayudan a eso.

Los límites son los acuerdos en las relaciones que hacemos en los diferentes aspectos de nuestras vidas, pueden ser relacionados con nosotros mismos o con otras personas.

La mayoría de los límites que fijamos en la vida son emocionales e intangibles.

Esto significa que, están en nuestra cabeza y dependen mucho de cómo manejamos nuestras emociones.

Los límites también nos ayudan a concretar cuál es nuestra responsabilidad y compromiso sobre cada acción que hacemos.

Los beneficios de los límites para la creatividad

Existen varios beneficios de establecer límites en tu vida, que cumplen con mejorar la creatividad en el trabajo y también impactan en nuestra productividad positivamente:

  • Claridad personal: Nos ayudan a ser más efectivos y enfocados eliminando lo que no nos ayuda a construir lo que queremos.
  • Mayor asertividad con otros: Al poder tener claridad y un punto de vista sobre lo que esperamos de los demás, podemos decir lo que queremos.
  • Satisfacer necesidades personales: Cuando tenemos claros nuestros límites, también sabemos qué buscamos de las situaciones, por tanto, estamos más orientados a cumplir nuestras pretensiones.
  • Mayor tranquilidad interior: Cuando sabemos hasta dónde va nuestro compromiso, podemos vivir más serenos, pues reducimos la ansiedad sobre las cosas que necesitamos hacer para lograr lo que queremos y lo que pueden esperar otros de nosotros.
  • Ayudan a enfocarnos en nuestro bienestar: De la misma forma, cuando estamos más tranquilos, podemos pensar mejor, y tomar mejores decisiones. Tenemos tiempo para nuestra salud.

Tipos de límites

Existen tres tipos de límites en nuestro trabajo cotidiano: de atención, de espacio y de tiempo.

También existen límites de recursos, pero estos con poca frecuencia los definimos nosotros, por lo cual no los analizare.

Límites de atención

Los límites de atención tienen que ver con las prioridades y la cantidad de “proyectos” que van a ocupar nuestro interés y energía.

Utilizando una metáfora, cuando navegamos en internet, los humanos tenemos un poder limitado de procesamiento.

Es decir, no podemos tener abiertas tantas “pestañas” en nuestro navegador humano al mismo tiempo. Porque no tenemos la capacidad para leerlas y procesarlas, sin perder eficiencia.

En la vida es igual, si tenemos abiertos demasiados focos de atención, nos perdemos.

Cuando eso sucede no podemos enfocar la creatividad en el trabajo, sino se queda en ideas pasajeras que no nos llevan a ningún lugar.

Entonces cuando limitamos los proyectos a los cuales les vamos a poner atención, decidimos dar prioridad.

Es decidir enfocar nuestra energía y dejar muchas alternativas que nos son interesantes, pero no podemos abarcar.

Por tanto, en la práctica, esto implica no aceptar demasiadas asignaciones, y ser más intencionales en la cantidad de proyectos que emprendemos.

Límites de espacio

Esta categoría incluye dos aspectos, uno es el espacio “personal” que le vamos a dar en nuestra vida a otros.

Esto dependerá de nuestra naturaleza y se relaciona estrechamente con la privacidad con que nos sentimos cómodos, para desempeñar las diferentes labores de nuestro día a día.

Por otro lado, estos límites se refieren a nuestro espacio físico también.

Por ejemplo, definir una silla nuestra, un escritorio que es de nuestro uso.

Límites de tiempo

Esta es una de las más difíciles de lograr y es tener una disciplina con nosotros y los demás, para asignar bloques de tiempo para cumplir las actividades que realizamos.

Por ejemplo, en los procesos creativos, normalmente se da un límite de tiempo para “botar ideas”, pues en la práctica es más eficiente que cuando no tenemos límite.

Esto obliga a nuestro cerebro a producir más.

Límites de tiempo, también conlleva definir la atención que le vamos a dedicar a los demás.

¿Cuánto tiempo voy a dedicar a reuniones, cuánto a relaciones y cuánto a trabajo individual?

¿Cómo voy a armonizar el tiempo para lo urgente con el tiempo para lo importante?

Palabras finales

Es útil aclarar que sobre algunos límites no tenemos tanto control, pero si podemos buscar mejorar los acuerdos con otros.

Espero que esta reflexión sobre los límites en la vida te ayude a ser más creativo y productivo.

Te invito a que seas más intencional sobre cómo delimitas tu vida y tu trabajo.

Lo paradójico de los límites es que pareciera que nos restringen, pero en el fondo nos dan más libertad.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *