Cómo tomar decisiones bajo incertidumbre y crisis

Decisiones en momentos de crisis

Hay momentos en que las situaciones son excepcionales y tomar decisiones bajo incertidumbre se vuelve esencial para mantener nuestro rumbo.

Escribo esta entrada al blog en uno de esos momentos que hacen historia y es la crisis debida al coronavirus Covid-19. Donde muchas fuerzas confluyen en un solo momento y es difícil saber cómo actuar.

Una cosa es decidir en tiempos normales, aunque existe presión y estrés hay algún grado de certeza; pero otra es hacerla cuando existe un flujo de noticias que parecen apocalípticas y realmente no sabemos cómo actuar.

Tomar decisiones bajo incertidumbre es difícil, pues la situación parece inédita, por lo menos en nuestro horizonte de conocimiento.

Tratando con nuestros sesgos

Para completar el panorama, como humanos tenemos sesgos, que en situaciones de emergencia se agravan y pueden hacernos tomar malas decisiones.

Estos son los tres más comunes:

Visión de túnel

El primero es un sesgo cognitivo llamado visión de túnel, que consiste en una alteración de la atención que se produce en situaciones de estrés intenso, particularmente cuando existe amenaza.

Por ejemplo, te ha pasado que si estas de afán y se te perdió algo que necesitas no lo encuentras y después te das cuenta que todo el tiempo estuvo al frente de ti.

Este sesgo, nos limita de interpretar el contexto completo y facilita que atendamos a los estímulos que consideramos relevantes, pero reduce la capacidad de percibir el resto de factores de la situación, limitando tomar decisiones bajo incertidumbre.

Sesgo de confirmación

Hay otro sesgo que es el de confirmación, que consiste en favorecer, la información que confirma las propias creencias o dar desproporcionadamente menos consideración a posibles alternativas.

Entonces cuando aplicamos este sesgo, tratamos de interpretar una situación, posiblemente con visiones que no se ajustan a una nueva realidad.

Sesgo a la acción

Por último, está el sesgo a la acción, que es actuar inmediatamente buscando obtener un sentido de control sobre una situación y eliminar un problema. Que en muchas situaciones es muy bueno, pero en periodos de incertidumbre puede ser contraproducente.

Existe un estudio con arqueros de fútbol dónde encuentran que los porteros profesionales que se quedan en el centro de la portería hasta el último momento, tienen un 33% de posibilidades más de detener el disparo. Sin embargo, 32 de los mejores porteros profesionales sólo permanecen en el centro un 6% del tiempo, pues no pueden soportar la presión por mantenerse quietos.

Teniendo en cuenta que, por naturaleza somos proclives a no tener claridad y entendimiento del entorno en situaciones críticas, que también buscamos reaccionar rápido y sin consciencia, es útil tener un proceso que nos ayude a limitar esas inclinaciones.

Pasos para tomar decisiones bajo incertidumbre

La amenaza, la incertidumbre y la ansiedad nos llevan a tomar decisiones miopes.

Invirtiendo un tiempo para reflexionar y entender, puede ayudarte a mejorar las decisiones que tomas para esto te propongo 6 pasos:

1.      Cálmate y diferencia la realidad del pánico

Lo primero para tomar decisiones bajo incertidumbre es ser consciente de cuál es nuestro estado emocional y reconocer la necesidad de mantenernos en control de nuestras emociones.

La incertidumbre nos hace desear más información, por lo que muchas personas pasan mucho tiempo buscando actualizaciones de noticias relacionadas con el virus y su propagación.

Es bueno estar informado, pero sabemos que el consumo de noticias negativas causa estrés y distracción.

Típicamente en estas situaciones llegan noticias, se escuchan rumores, la gente comparte mensajes alarmantes. Entonces lo que necesitamos en ese momento es tener mayor claridad de qué está pasando.

Para esto es útil hacer una lista de los supuestos que están detrás de la situación. Nos podemos hacer estas 3 preguntas:

  • ¿Cuáles son los supuestos que conlleva esta situación?
  • ¿Tengo certeza de que son ciertos?
  • ¿Cómo puedo comprobar su veracidad?

Por ejemplo podemos corroborar si en la historia han sucedido ya eventos similares, en el caso de Covid-19 podemos investigar otras pandemias como la de gripe de 1918. Identificar qué es similar y qué no de la situación actual.

 Después del análisis formular unos supuestos más acordes a la realidad.

2.      Entiende qué puedes decidir y en qué no

En las situaciones de crisis, buscamos control. Lo que genera gran preocupación es que sentimos que muchas cosas están fuera de nuestro alcance de decisión.

Por tanto, el segundo paso para mejorar nuestra toma de decisiones bajo incertidumbre y generar mejor tranquilidad es realizar un listado de qué podemos decidir y que no.

Esto nos da un panorama realista de qué acciones podemos tomar y cuáles están fuera de nuestro control.

Al entender esto nuestra ansiedad baja y el entendimiento de la situación aumenta.

3.      Establece posibles escenarios

Existe una técnica que se llama planeación por escenarios, que en esencia partir del hecho que no tenemos control de lo que suceda, pero podemos visualizar diferentes situaciones probables.

Es una técnica diseñada para tomar decisiones bajo incertidumbre.

Entonces es crear posibles escenarios alternativos para entender cómo decidir mejor en cada situación.

Para esto se realiza un análisis de las fuerzas que están en juego en la situación y se identifican 2 variables.

Por ejemplo, en el caso del coronavirus podríamos a manera de ejercicio identificar dos: Duración de la pandemia e impacto económico.

Con estas dos variables podemos crear 4 escenarios, trazando cada variable como un eje de la gráfica:

Esto ya nos ofrece mayor claridad de que pueden existir 4 escenarios desde uno muy optimista de baja duración y bajo impacto hasta el más pesimista, que sería de larga duración y alto impacto.

4.      Identifica con qué recursos cuentas

Es importante ahora entender qué tienes a tu disposición en términos de recursos.

Este análisis incluye los recursos económicos, también nuestras relaciones actuales, posibles aliados.

Por otro lado, cómo podrías analizar cómo utilizar el talento a tu disposición de la mejor forma. Esto incluye el tuyo y el de las personas que te ayudan.

También se pueden considerar los recursos tecnológicos.

5.      Diseña planes alternativos

Teniendo en cuenta los posibles escenarios y los recursos que tienes, puedes generar diferentes planes para cada alternativa.

Es útil entender que, en los casos de escenarios pesimistas, decisiones duras se requerirán.

Por tanto, el plan debe tener claridad de qué hechos deben suceder para que se utilice un escenario particular y cuáles acciones se realizarán.

Existen casos en los que no hacer nada sea una alternativa viable.

6.      Comunica esos planes

Una vez hayas realizado estos planes es muy importante comunicarlos, ya sea a tu familia, a tus colaboradores, a tus colegas o a todos los que consideres que se afectan por tus decisiones y necesiten saberlas.

Con estos 6 pasos podrás reaccionar mejor a una situación de crisis e incertidumbre. Recuerda mantener la calma y estar realizando seguimiento a los acontecimientos, para tomar decisiones bajo incertidumbre de la mejor forma.

Está en tus manos guiar la vida así sea en momentos de crisis.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *