Por qué la autenticidad es un mejor camino


Cuando somos niños, ser auténticos es algo que hacemos sin esfuerzo, simplemente porque no sabemos cómo ser de otra manera. Sin embargo, después de pasar por el colegio, la universidad, muchos con el trabajo y en nuestras relaciones, con nuestro grupo de amigos o familia; vamos aprendiendo a encajar socialmente y perdiendo algo de naturalidad en nuestra vida. En algunos extremos, hay personas que pierden totalmente su autenticidad sin ser conscientes de esto.

Mi camino desde el colegio

En mi caso, mi colegio valoraba dos cosas en particular: Ser buen futbolista y tener buenas notas en matemáticas, lo demás era accesorio. Mis habilidades o gustos no estaban orientados a desarrollar estas dos actividades, lo cual me hizo estar siempre tratando de competir en dos campos en los cuales no era bueno. Siempre sintiéndome mal por no ser parte de lo que se valoraba positivamente.

Este condicionamiento externo de lo que es bueno o malo, me llevó a seleccionar como carrera la ingeniería industrial – una decisión de la que no me arrepiento, pues me enseñó formas alternativas de pensamiento – y solo después de muchos años de experiencia profesional me di cuenta que fue una decisión más basada en la presión de estudiar algo que fuera respetable en mi medio social, más que en mi propia naturaleza.

De hecho, en Colombia el 54% de los encuestados elige una carrera más por las oportunidades laborales que por su vocación personal y el 65% de esas personas dice sentir haber tomado una mala decisión de profesión.

Estas presiones hacen que muchas veces no elijamos para nuestra vida lo que en verdad queremos, sino lo que se supone que “nos va a servir”, o lo que otros esperan de nosotros. Para mí, al día de hoy, lo que hice fue tomar una decisión muy importante basada principalmente en condicionamientos externos. Por ejemplo, en este momento a mí, me interesa más la gente, desde el entendimiento de visiones como la psicología, la antropología y el diseño.

La autenticidad es más que una moda

Internet, a través de las redes sociales ha descentralizado el poder de los medios de una forma impresionante; cada día encontramos que hay una industria cada vez más grande de influenciadores, youtubers y personas que desde sus habitaciones están dispuestos a mostrarse auténticos y como son. No obstante, si analizamos más a fondo, muchas veces se confunde la espontaneidad y el carisma con la autenticidad.

Con el ánimo de generar reflexión, estos influenciadores tienden a hacer el mismo tipo de videos, van a lugares similares y se toman fotografías parecidas. Por ejemplo, foto en la Torre Eiffel, paseo excursionista a Machu Pichu, peregrinación al Cristo Redentor o una fotografía en el Taj Mahal. Mi punto es sobre una paradoja: lo que muchos ven como “autenticidad” puede ser profundamente inauténtico. Este es un video es una muestra sobre lo que me refiero:

Al explorar este video podemos analizar que muchas veces esta aparente autenticidad es un estereotipo, para el cual estos influenciadores hacen un gran esfuerzo, que no es natural, ni espontáneo.

Exploremos un poco más a fondo lo que significa la autenticidad y porqué tiene el potencial de mejorar enormemente nuestras vidas.  

Qué es la autenticidad

Después de investigar el tema, les propongo que valoremos la siguiente conclusión: “la autenticidad se refiere a ser coherentes cotidianamente en lo que somos y creemos de nosotros mismos, con lo que los demás ven de nosotros”.

La autenticidad más que espontaneidad es un logro personal, que se cultiva con la práctica, pues implica entendernos a nosotros mismos, a nuestra naturaleza, para actuar en consecuencia con esta.

El reto es que conocerse no es fácil. Para comprendernos necesitamos deliberadamente ir al mundo a probar diferentes experiencias, para percibir cómo reacciona nuestro cuerpo, mente y corazón a cada una de ellas. A través de la experimentación y la reflexión nos conocemos.

Cómo puede hacer nuestra vida mejor

Buscar ser auténtico es un trabajo que vale la pena, estos son los cinco grandes beneficios que encuentro:

1.     Sentirnos tranquilos y en armonía

Cuando somos auténticos no tenemos por que aparentar, ni compararnos con otros, pues nos aceptamos como somos. Por tanto, esas voces relacionadas sentirnos inadecuados o esa sensación de que nos falta algo en nuestra vida desaparece. Nos sentimos tranquilos y en armonía con nuestro ser.

2.     Enfrentar mejor las dificultades

La vida siempre tiene reveses. Cuando somos auténticos tenemos las herramientas para movernos en la incertidumbre pues, aunque no tengamos control sobre las condiciones externas, sabemos que está sucediendo dentro de nosotros y podemos responder apropiadamente a nuestro entorno.

3.     Gastar menos energía, al actuar como somos

Muchas personas gastan una cantidad importante de esfuerzo y atención buscando ser aceptados. Cuando reconocemos que existen personas a las que naturalmente nos conectamos y otras que no, y que no tenemos que agradar a todos, podemos enfocarnos en estar presentes en todo lo que hacemos.

4.     Tomar mejores decisiones de vida

Hay decisiones muy importantes en nuestra vida, como las personas con quién decidimos relacionamos, los proyectos que emprendemos, el trabajo que realizamos, dónde enfocamos nuestra atención y energía. Ser auténticos nos permite tener claridad sobre estas decisiones.

5.     Mejorar nuestras relaciones con otros

Cuando no tenemos una máscara que defender, podemos ser nosotros mismos sin esfuerzo. Las personas auténticas forjan relaciones más significativas con sus amigos, familiares, compañeros de trabajo y parejas. Las personas auténticas aceptan a los demás como son.

Preguntas sobre autenticidad

¿Quieres saber qué tan auténticamente vives tu vida? aquí propongo algunas preguntas de reflexión:

  1. ¿Tomas tus decisiones teniendo en cuenta lo que te inspira o lo que te da miedo?
  2. ¿Te sientes cómodo expresando tus sentimientos en tu trabajo, con tus amigos y tu pareja?
  3. ¿Tienes claridad sobre por qué eres valioso para los demás?
  4. ¿Sabes qué le da energía a tu vida?
  5. ¿Cuándo algo sucede en tu vida eres consciente de tu cuerpo y tus sentimientos?

Si hoy pudiera volver al tiempo cuando debía decidir qué estudiar, ser más consciente de mis fortalezas, gustos y de quién soy me hubiera ayudado a enfocarme en lo que realmente me hace vibrar. Lo interesante es que no hubiera podido entender esto, si no hubiera vivido todas las experiencias positivas y negativas que hoy me tienen en este punto de la vida. Tal vez un enfoque más consciente en ese momento, me hubiera guiado mejor.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *