¿Por qué procrastinas? … y qué puedes hacer

¿Por qué procrastinas? … y qué puedes hacer

Alguien me pregunto esta semana: ¿Por qué me da tanta pereza, tengo mucho tiempo disponible y no hago nada? Pues la respuesta es procrastinar.

Procrastinar – sucede que procastinar  sin “r” es incorrecto – es postergar acciones.

Procrastinar se asocia exclusivamente al trabajo, pero este es un planteamiento limitado.  Hay gente ultra productiva que procrastina en sus relaciones familiares o con sus hijos.

Todos de alguna forma somos procrastinadores.

¿Te suena algo de esto?

  • Mañana inicio a hacer ejercicio y dieta.
  • Mejor tengo esa conversación difícil con mi pareja hasta el fin de semana.
  • Esperemos la otra semana y llamo a agendar una cita con el doctor.
  • El otro mes tomo el curso de ¡Diseña tu vida! ?

Con frecuencia, la primera reacción es culparnos.

Pero no es pereza o falta de voluntad, es más la incapacidad para manejar estados de ánimo negativos en torno a una tarea.

Procrastinación emocional

Te tengo una pregunta: ¿Has procrastinado ver videos que te gustan de Youtube?

No creo. Porque es una tarea que te agrada.

Procrastinar sucede en los trabajos que nos incomodan o nos aburren, pues nos generan una presión emocional.

Hay dos fuerzas en juego:

  1. El placer del beneficio inmediato: posponer la tarea
  2. Las consecuencias de no hacerla: Qué tu vida empeorará.

Cuando la segunda fuerza es más grande que la primera, hacemos la tarea. Normalmente tarde o a veces nunca.

Al entender esa presión psicológica, puedes encontrar formas para enfrentarla.

Si sientes miedo: piensa que es mejor intentarlo, que no hacer nada.

Cuando la tarea no tiene significado: explora dentro de ti algo que te motive a hacerla.

Si te genera desagrado: enfócate en los beneficios.

Procrastinar creativamente

Mi padre dice que uno no debe dejar para mañana lo que puede hacer hoy. ¡Lo peor de todo es que lo cumple!

Para mí ha sido una historia diferente. Con los años he descubierto mi naturaleza creativa y dispersa.

En la creatividad, la procrastinación tiene sus beneficios: nos lleva a mejores ideas.

Por ejemplo, cuando pospones una tarea por algún tiempo y la fecha límite se acerca, la resuelves en muy poco tiempo, de mejor forma.

O cuando estás bloqueado con algo, vas te tomas un descanso y vuelves a la tarea. Normalmente la resuelves más rápido.

¿Qué sucedió?

Mientras estabas procrastinando, inconscientemente evaluabas diferentes ideas o también tu cerebro descansó para llegar súper enfocado.

Es la razón de porqué las buenas ideas llegan cuando te estás bañando.

La procrastinación es esencial en el proceso creativo.

Si este es tu tipo de procrastinación, necesitas terminar las tareas y avanzar. Lo mejor es poner límites de tiempo y tener hábitos de trabajo.

Las restricciones pueden sacar tu mejor creatividad.

Si te dejas de recriminar y entiendes qué te hace postergar tus acciones, puedes encontrar caminos para manejar tu procrastinación.

Espero que desde la otra semana comiences a vencer la procrastinación. ?

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *